English
Inundaciones
Deshielo
Sequía
Contaminación
Eco-Logistics ¿Qué son los créditos de carbono?

Compensación de CO2

Al emplear recursos fósiles como fuente de energía, estamos liberando un CO2 a la atmósfera que quedó atrapado hace millones de años cuando la atmósfera y la tierra eran muy distintas.

Liberar ese CO2 en este tiempo supone un importante desajuste ya que se trata de ingentes cantidades de un gas con capacidad de retener el calor del sol y por lo tanto de alterar los patrones climáticos.

Los ecosistemas actuales no están adaptados para una subida de las temperaturas generales tan rápidas, lo que puede tener efectos demoledores para las plantas, y los animales y para nosotros mismos.

La batalla contra el cambio climático aun no esta perdida, pero debemos tomar medidas HOY!.

Como parte de los esfuerzos para detener el cambio climático que ya afecta a gran parte del planeta, debemos reducir la concentración de gases de efecto invernadero en la atmósfera, esto podemos lograrlo utilizando energías eficientes y limpias, re-evaluando los procesos para reducir la huella de carbono, y estableciendo metas claras de reducción de las emisiones.

Sabemos que en ciertos procesos y dada la tecnologia que existe y a la que se tiene acceso, es muy difícil reducir a cero las emisiones, pero sí contamos con una herramienta que nos permite pensar en alcanzar el objetivo: #CO2neutral.

¿Como funciona el sistema de compensación de emisiones?

La compensación de carbono pasa por calcular el nivel de emisiones de CO2 de las distintas actividades para luego efectuar una acción que suponga una reducción de emisiones de carbono similar a la que queremos compensar.

¿Qué son los bonos (o créditos) de carbono?

Los bonos de carbono tienen como objetivo ayudar a reducir los gases de efecto invernadero, principalmente en los países más contaminantes, los industrializados.

Como su nombre indica, son bonos que se emplean en el Mercado del Carbono (hay dos tipos de mercados de carbono: los de cumplimiento regulado – para empresas y Gobiernos que obligatoriamente deben controlar sus emisiones – y los voluntarios), también conocidos como Certificados de Emisión Reducida (CER), equivalentes a una tonelada métrica de dióxido de carbono.

Esto, llevado a la práctica, quiere decir que cada país tiene una cuota de Gases de Efecto Invernadero (GEI) y que, si la rebasa, puede reducirla comprando bonos de carbono a otros países menos contaminantes.

Esta dinámica no funciona sólo a escala de países, sino también entre empresas: si una empresa desarrolla un proyecto de disminución de emisiones de CO2 de forma voluntaria y está interesada en vender su cuota a otra que esté obligada a reducir sus gases contaminantes en otro país, puede hacerlo sin problemas, a través del Mercado de Carbono.

Los proyectos que reducen dichas emisiones suelen estar referidos a energía, transporte, agricultura, reutilización de residuos...

La FAO menciona los siguientes ejemplos de proyectos de Desarrollo Limpio (MDL)

  • Evitar metano: una empresa de energía y fertilizantes obtenidos de los vertidos de desperdicios del ganado en Pakistán.
  • Biogás: captura y combustión de metano derivada del tratamiento de estiércol en Armenia.
  • Producción de biomasa: generación de electricidad a partir de los residuos del cultivo de mostaza en India
  • Programa de reforestación: plantación de árboles para madera, leña y producción de forraje en tierras degradadas de Bagepalli, India
  • Forestación de pastos: establecimiento y manejo de plantaciones forestales en Tanzania

¿En qué consiste el sistema de mercado de bonos de carbono?

El mercado de bonos de carbono consiste en la compra y venta de certificados de reducción de emisiones (CERs), permisos de emisión, montos asignados anualmente (AAUs), o unidades de reducción de emisiones (ERUs).

¿Cómo funciona el mercado de bonos de carbono?

Los miembros emisores de cada mercado llevan a cabo un voluntario pero legalmente comprometido esfuerzo para cumplir con los compromisos de reducción de GEI que se plantea anualmente dentro los mercados de intercambio de carbono.

Aquellos que lleguen a reducir debajo del objetivo, tendrán excedentes para poder comerciar o tramitar a través del sistema de mercado de bonos, mientras que aquellos que tengan emisiones por encima de lo establecido deberán adquirir contratos llamados Instrumentos de Financiamiento de Carbono, todo lo anterior se maneja con el esquema de un mercado bursátil.

¿Qué tipo de personas pueden comprar y vender en los mercados de carbono?

Toda persona que dentro de sus empresas contemple la creación o cuente con los siguientes tipos de proyectos:

  • Proyectos Forestales y Agrícolas
  • Proyectos de Transporte
  • Proyectos Energéticos: -Eficiencia energética y energías renovables -Cogeneración
  • Proyectos de Manejo de Residuos

¿Qué beneficios reportan los bonos?

Además del beneficio económico y medioambiental, existen beneficios sociales, como los empleos creados a nivel local o la profundización de una cultura de conservación y cuidado del entorno en la comunidad donde éstos proyectos se llevan a cabo.

La contaminación ambiental

La contaminación ambiental es un problema originado por la presencia en la atmósfera de gases nocivos para los seres vivos. Conocer cuáles son estos gases contaminantes resulta esencial para poder prevenir su aparición.

Los gases contaminantes son elementos que concentrados en altas cantidades en la atmósfera generan riesgos y problemas para el medio ambiente y para los seres vivos.
 
Una parte de los mecanismos de generación de estos gases contaminantes son de origen natural como los volcanes, pero el problema surge en los procesos industriales que implican combustión de elementos fósiles o el uso excesivo del transporte por carretera entre otros.

Entre los gases contaminantes más habituales podemos citar los siguientes:

  • Clorofluorocarbonos (CFC)
  • Monóxido de carbono (CO)
  • Dióxido de carbono (CO2)
  • Oxidos de nitrógeno (NOx)
  • Dióxido de azufre (SO2)
  • Metano (CH4)
  • Ozono (O3)

Distribución de estos gases en el mundo

La Secretaría de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (UNFCCC en sus siglas en inglés) y Google han creado un mapamundi con las emisiones generadas en los principales países industrializados.

Los datos, recogidos desde 1990, se pueden observar por sectores y compararlos tanto por países como por categorías.

Los datos de este mapamundi permiten ordenar los países según sus datos de emisiones totales en relación al año base 2009 e identificar con colores la tendencia a aumentar o a reducir este concepto.

El resultado no es favorable para España, ya que queda entre los 5 países que más han aumentado sus emisiones (29%), junto con Turquía, Malta o Australia.

Por el contrario, entre los mejor posicionados se encuentran varios países de Este europeo como Estonia, Lituania, Ucrania o Rumanía, que han conseguido reducir por encima del 50% sus emisiones.


Estudios realizados por T&E revelan que tres cuartas partes del transporte de mercancías se realizan por carretera, y si bien sólo el 3% de los vehículos son camiones, estos son responsables del 25% de las emisiones de CO2 en Europa.

En los últimos 20 años, la eficiencia en el consumo de c ombustible de los camiones no ha sido apenas mejorada, pero además, los camiones están relacionados con el 15% de accidentes fatales.

Esto es debido a que la actual ley europea 96/53 limita el tamaño de la cabina de estos vehículos.

Actualmente, la Comisión Europea revisa estas normas de seguridad para hacer de los camiones, vehículos más aerodinámicos y seguros, pero sólo, a partir de 2028. http://ecodes.org/noticias/2016-08-04-09-26-43#.WKa66PnhDcu

El impacto medioambiental del transporte por carretera está siendo en los últimos años objeto de amplios estudios por parte de la Comisión Europea, los cuales han culminado recientemente con la publicación de la Estrategia de carburantes limpios.

En este documento se propone un ambicioso paquete de medidas dirigido a reducir las emisiones de efecto invernadero (GEI) y otras emisiones contaminantes para el transporte por carretera, pues un 94,8% del consumo se basa en derivados del petróleo y en los últimos años ha constituido el sector que más ha contribuido a aumentar las emisiones contaminantes* en Europa.

España no es ajena a esta situación. El transporte por carretera supone el 32% de la energía final total consumida en España y, a pesar de la creciente penetración de biocarburantes en los últimos años, los productos petrolíferos continúan siendo más del 80% de energía empleada en el consumo del transporte por carretera y es responsable del 22,4% del total de emisiones de GEI en España.

Además la escasa presencia de otros modos en el transporte en mercancías, ha supuesto un incremento del consumo de carburantes ligado a la actividad económica.

* los diversos contaminantes atmosféricos ligados a las emisiones de escape en el transporte por carretera, considerando como contaminantes indicadores aquellos que cumplen con la condición de ser abundantes y que tengan efectos conocidos sobre la salud y el medio ambiente.